Flor de alelí: belleza y fragancia en una planta

El alelí, también conocido como matthiola incana, es una planta herbácea perenne o bienal que proviene del Mediterráneo, Sudáfrica y Asia Central. Pertenece a la familia de las crucíferas y es ampliamente apreciada por sus hermosas flores en forma de espigas y su fragancia embriagadora.

Índice de Contenido

Cómo es la flor de alelí

La flor de alelí se caracteriza por tener un tallo semileñoso con ramificaciones rectas y hojas lanceoladas. Las flores, que brotan de estas ramificaciones, están compuestas por 4 pétalos y vienen en una amplia variedad de colores, lo que las convierte en una opción popular para embellecer jardines y arreglos florales.

El alelí fue una de las flores más valoradas durante los reinados árabes en la península ibérica. De hecho, su nombre proviene del árabe hispánico al-jayrí, que significa lo mejor. Su cultivo se realiza principalmente a partir de semillas en la época otoñal. Sin embargo, si deseas disfrutar de sus flores desde el otoño hasta la primavera, puedes adquirir ejemplares germinados en invernaderos.

Una de las ventajas de tener alelíes en tu jardín es que son muy resistentes y duraderos. Además, si deseas disfrutar de su belleza y fragancia en el interior de tu hogar, puedes cortar las varas y colocarlas en un jarrón. Las flores cortadas del alelí tienen una larga duración.

Cuidados del alelí

El alelí es una planta que requiere ciertos cuidados para mantenerse saludable y floreciendo en todo su esplendor.

Cultivo

Para cultivar el alelí, es recomendable sembrar las semillas en una maceta de unos 10 cm de diámetro. Después de aproximadamente 14 semanas, trasplanta las plántulas al jardín o terraza, asegurándote de no dañar las raíces. Ubica la planta en una zona con mucha luz y en un suelo fértil y suelto.

flor de aleli - Dónde crece la planta Aleli

Temperatura

El alelí prefiere temperaturas que no desciendan por debajo de los 4º C durante la noche y no superen los 25º C durante el día. Aunque puede resistir heladas esporádicas, es importante protegerlo en caso de temperaturas extremas.

Riego

El alelí requiere riegos moderados, ya que es sensible al exceso de humedad. Sin embargo, también puede resistir períodos de sequía. Además del riego, es recomendable abonar la planta para mantener sus hojas verdes y saludables.

Si deseas preservar la fragancia de las flores del alelí, puedes dejar que se sequen boca abajo en una habitación oscura. De esta manera, conservarán su aroma por mucho tiempo.

Variedades del alelí

El alelí se presenta en diferentes variedades, siendo la principal diferencia las flores, que pueden ser blancas, rosas, púrpuras o moradas. Además, existen dos tipos fundamentales de alelí: las plantas bienales, que florecen en primavera, y las perennes, que florecen a mediados de verano.

Cultivo y plantación del alelí

Si decides tener alelíes en tu jardín, debes saber que se cultivan a través de semillas. Primero, siembra las semillas en semilleros y permite que las plantas crezcan en macetas durante unas 14 semanas. Luego, podrás trasplantarlas al jardín. Durante su crecimiento, es importante regarlas adecuadamente, sin llegar a encharcar el suelo.

El alelí no requiere de un tipo de suelo especial, ya que puede crecer en sustrato universal. Sin embargo, es recomendable utilizar abono orgánico líquido durante la época de floración para promover un crecimiento saludable.

El alelí es una flor hermosa y fragante que aportará encanto a tu jardín o arreglos florales. Con los cuidados adecuados, podrás disfrutar de sus flores durante varias estaciones y embriagarte con su aroma único.

Subir