Flores comestibles: una deliciosa tendencia en bebidas

Las flores no solo son elementos decorativos en nuestros jardines, parques y platos, también pueden formar parte de nuestras bebidas. Existen flores comestibles que pueden dar un toque especial a nuestras bebidas, aportando no solo color y belleza, sino también sabores únicos y aromas cautivadores.

Índice de Contenido

Variedades de flores comestibles

Existen numerosas variedades de flores que son comestibles y que pueden ser utilizadas para darle un toque especial a nuestras bebidas. Algunas de estas flores comestibles son:

  • Albahaca: las flores de la albahaca tienen un sabor similar a las hojas de esta planta, pero más suave. Son ideales para ensaladas y también pueden ser utilizadas para darle un toque especial a nuestras bebidas.
  • Begonia: las flores de la begonia son ligeramente amargas y tienen un sabor cítrico. Se pueden utilizar en macedonias, ensaladas o como guarnición en nuestras bebidas.
  • Romero: además de utilizar las hojas de romero, también podemos utilizar sus flores para aderezar nuestras bebidas. Las flores de romero tienen un sabor más suave y son ideales para aderezar carnes, pizzas, helados y postres.
  • Eneldo: las flores amarillas del eneldo tienen un sabor similar a la planta y son un acompañamiento fantástico para los pescados, mariscos, sopas y salsas.
  • Diente de león: esta flor silvestre de color amarillo intenso tiene un sabor dulce y meloso. Es ideal para ensaladas y arroces.
  • Calabacín y calabaza: las flores de calabacín y calabaza son grandes, carnosas y de color amarillo. Tienen un sabor algo dulce y suave. Se pueden freír, rebozar o incluso consumir rellenas.
  • Girasol: los pétalos de girasol tienen un sabor amargo, pero este se desvanece tras cocerlos unos minutos al vapor. El capullo de girasol se puede cocinar entero, al igual que una alcachofa.
  • Clavelina, clavel o clavel chino: estas flores de diferentes colores y tonalidades tienen un sabor especiado que recuerda ligeramente al clavo y la pimienta. Se pueden utilizar como complemento en ensaladas, mantequillas, galletas o como guarnición en nuestras bebidas.
  • Lavanda: esta estética florecita azul tiene un sabor intenso y algo ácido. Se puede utilizar como acompañamiento de carnes, pero también es un buen recurso en postres y repostería.
  • Violeta: esta bonita flor de color violeta tiene un sabor ligeramente mentolado y se utiliza en confituras, helados, sorbetes, etc.
  • Geranio: las flores del geranio pueden ser de casi cualquier color y normalmente ofrecen un sabor y aroma afrutado, concretamente cítrico. Se pueden utilizar como guarnición, en ensaladas y también en repostería.

Cócteles con flores comestibles

La incorporación de flores comestibles a los cócteles es una tendencia cada vez más popular en el entorno de la mixología. Estas flores no solo aportan color y belleza a los cócteles, sino que también añaden sabores y aromas únicos.

Un ejemplo de cóctel que lleva el nombre de una flor es el jardín de la alegría. Este cóctel incorpora brotes de hibiscus salvaje o karkadé, una delicatessen que resulta ideal para vinos espumosos, champagnes y cavas. Los cogollos de hibiscus salvaje tienen un color rojo intenso y al entrar en contacto con las burbujas de la bebida, despliegan sus pétalos, añadiendo un toque exótico y sofisticado al cóctel. Estos pétalos son comestibles y tienen una textura carnosa similar a la de los litchies y un sabor cercano al de las frambuesas.

Otra opción es agregar flores de saúco, ramilletes de lavanda o pétalos de rosas de Bulgaria a los cócteles. Estas flores, cultivadas siguiendo los procedimientos de la agricultura hidropónica, aportan aromas y sabores especiales a los cócteles. Pueden ser utilizadas en combinados tropicales o en bebidas más secas, como la ginebra.

Consejos de compra y conservación

Al comprar flores comestibles, es importante escoger flores en buen estado, que presenten un buen color y olor. Es recomendable recolectarlas por la mañana, antes de que el sol sea fuerte. Antes de utilizarlas, es necesario lavarlas bien con agua y secarlas cuidadosamente para no estropear sus pétalos. Las flores no se conservan por mucho tiempo, por lo que es mejor adquirir solo las que se vayan a consumir o guardarlas cuidadosamente en la nevera.

Consultas habituales sobre flores comestibles en bebidas

¿Todas las flores son comestibles?

No, no todas las flores son comestibles. Es importante asegurarse de que las flores que se vayan a consumir sean seguras para el consumo humano. Algunas flores pueden ser tóxicas o estar tratadas con productos químicos que no son aptos para el consumo.

¿Cómo puedo utilizar las flores comestibles en mis bebidas?

Las flores comestibles pueden ser utilizadas como parte ornamental en las bebidas, colocándolas en el borde del vaso o flotando en la superficie. También se pueden utilizar como parte sustancial de la bebida, mezclándolas con los ingredientes principales. Algunas flores se pueden consumir en crudo, mientras que otras se deben cocer al vapor, freír o rebozar.

¿Dónde puedo comprar flores comestibles?

Las flores comestibles se pueden encontrar en tiendas especializadas en productos gourmet, mercados de agricultores o incluso en línea. Es importante asegurarse de que las flores sean aptas para el consumo humano y estén en buen estado.

¿Las flores comestibles tienen beneficios para la salud?

Algunas flores comestibles pueden tener beneficios para la salud, ya que contienen vitaminas, minerales y antioxidantes. Sin embargo, es importante consumirlas con moderación y como parte de una dieta equilibrada.

Las flores comestibles son una tendencia cada vez más popular en el entorno de la gastronomía y la mixología. Estas flores no solo añaden color y belleza a nuestros platos y bebidas, sino que también aportan sabores y aromas únicos. Es importante asegurarse de que las flores sean seguras para el consumo humano y estar atentos a posibles alergias o intolerancias. Experimentar con diferentes flores comestibles puede ser una forma divertida de darle un toque especial a nuestras bebidas y sorprender a nuestros invitados.

Subir