Flora glossopteris: especie extinta y maravillosa

La flora Glossopteris fue un grupo de plantas que existió hace millones de años y que actualmente se encuentra extinto. Estas plantas pertenecían al orden Glossopteridales, dentro de las Spermatophyta (plantas con semillas). Se cree que aparecieron y dominaron la flora en el Pérmico al sur de Gondwana, un antiguo supercontinente, y que se extinguieron en el Triásico.

Índice de Contenido

Características de Glossopteris

El género más conocido de flora Glossopteris es el propio Glossopteris. Estas plantas se caracterizaban por tener hojas lanceoladas o espigadas, con láminas enteras. Su nervadura central estaba formada por múltiples venas paralelas, lo que les daba una apariencia única. Además, presentaban una venación secundaria anastomosada. Otro género similar pero sin la vena media central es el Gangamopteris.

Estas plantas eran árboles dominantes en el supercontinente Gondwana. Se consideran parte del grupo de las gimnospermas o angiospermas ancestrales. Glossopteris probablemente fue una especie inmigrante de la franja paleoecuatorial y descendiente de Lesieya, una planta que vivía fuera de los ambientes pantanosos. Su presencia fue utilizada por Alfred Wegener como evidencia de la existencia del supercontinente Pangea en el pasado.

El hábitat de Glossopteris

Una de las características más sorprendentes de la flora Glossopteris es su capacidad para sobrevivir en condiciones extremas. A diferencia de los árboles actuales, los Glossopteris vivían en grupos de hasta un millar por acre en latitudes cercanas al Polo Sur, donde no recibían luz solar durante la mitad del año.

Estos árboles se elevaban estrechándose hacia arriba y tenían hojas anchas y lanceoladas que caían al suelo a fines del verano. Aunque no se sabe con certeza, es probable que estas hojas cambiaran de color. Además, las fructificaciones de Glossopteris aparecían asociadas a las hojas.

En su época, el clima antártico era mucho más cálido, pero los árboles también tenían que enfrentarse a un régimen extremo de luz solar. Durante medio año, la luz solar era bastante baja y durante la otra mitad del año había total oscuridad.

El crecimiento de Glossopteris

Los anillos fosilizados de los árboles Glossopteris revelan que estos crecían continuamente cada verano, deteniéndose abruptamente en invierno. El crecimiento secundario se producía en cuñas de xilema, una estructura característica de estas plantas.

En contraste, los árboles de hoja caduca actuales retardan su crecimiento y luego lo detienen cuando llega el clima frío. Esta diferencia en el crecimiento es una de las peculiaridades más interesantes de Glossopteris y ha sido objeto de estudio en la paleobotánica.

La flora Glossopteris es un ejemplo maravilloso de las especies que poblaron la Tierra en tiempos remotos. Estas plantas, que dominaron la flora en el Pérmico y habitaron en condiciones extremas cerca del Polo Sur, han dejado un legado en forma de fósiles que nos permite conocer más sobre la historia de nuestro planeta.

Si bien la flora Glossopteris se extinguió hace millones de años, su estudio sigue siendo relevante en el campo de la paleobotánica y nos ayuda a comprender mejor la evolución de las plantas y la historia de la Tierra.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Más información