Las hortalizas con flores amarillas: caléndula, flor de calabaza y flor de calabacín

Las flores amarillas son una maravilla de la naturaleza y, además de ser hermosas, algunas de ellas también pueden ser comestibles. Existen varias hortalizas que tienen flores de color amarillo, las cuales no solo aportan un toque decorativo a nuestros platos, sino que también nos brindan beneficios nutricionales. En este artículo, te presentaremos algunas de estas hortalizas y te contaremos más sobre sus características y usos culinarios.

Índice de Contenido

Caléndula (Calendula officinalis)

La caléndula, también conocida como maravilla, es una planta herbácea que se caracteriza por tener flores de un vibrante color amarillo o anaranjado. Esta planta es originaria del sur de Europa y se ha utilizado durante siglos tanto con fines ornamentales como medicinales.

En la cocina, las flores de caléndula se utilizan principalmente como elemento decorativo en ensaladas y postres. Sin embargo, también se pueden agregar a sopas, guisos y platos de arroz para darles un toque de color y sabor. Además, las flores de caléndula son ricas en antioxidantes y compuestos antiinflamatorios, por lo que también se pueden utilizar para preparar infusiones o aceites medicinales.

Flor de calabaza (Cucurbita spp.)

La flor de calabaza es otra hortaliza que tiene flores de color amarillo. Esta planta pertenece a la familia de las cucurbitáceas y es originaria de América. Las flores de calabaza son comestibles y se utilizan ampliamente en la cocina mediterránea.

Las flores de calabaza se pueden consumir de diferentes formas, ya sea rellenas, fritas o en sopas. Su sabor es delicado y ligeramente dulce, lo que las hace ideales para combinar con quesos suaves y hierbas aromáticas. Además, las flores de calabaza son una excelente fuente de vitamina C, vitamina A y fibra.

Flor de calabacín (Cucurbita pepo)

La flor de calabacín es otra hortaliza que tiene flores de color amarillo. Esta planta es originaria de América Central y se cultiva ampliamente en diferentes partes del entorno. Las flores de calabacín son muy apreciadas en la gastronomía mediterránea y se utilizan en una gran variedad de platos.

Las flores de calabacín se pueden consumir rellenas, fritas, en tortillas o en ensaladas. Su sabor es suave y ligeramente dulce, lo que las hace ideales para combinar con otros ingredientes como queso, jamón o mariscos. Además, las flores de calabacín son una fuente de fibra, vitamina C y vitamina A.

Las hortalizas con flores amarillas son una opción interesante para agregar color y sabor a nuestras comidas. La caléndula, la flor de calabaza y la flor de calabacín son solo algunas de las hortalizas que tienen flores de color amarillo y que se pueden utilizar en la cocina. Estas flores no solo son hermosas, sino que también nos brindan beneficios nutricionales, como vitaminas y antioxidantes.

Es importante recordar que, antes de consumir cualquier tipo de flor comestible, es necesario asegurarse de que sea segura para el consumo humano y de que haya sido cultivada de manera orgánica. Además, es recomendable consumirlas en cantidades moderadas y como parte de una dieta equilibrada y variada.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Más información