La flor del vino: velo protector en jerez

La flor del vino es un conjunto de microorganismos que se encuentran en la superficie del vino, formando un velo que protege al vino de la oxidación y que además interactúa con él, produciendo cambios en sus componentes y características organolépticas. Este velo está compuesto principalmente por levaduras autóctonas que se alimentan del alcohol y otros compuestos presentes en el vino.

Índice de Contenido

Origen y desarrollo de la flor del vino

A lo largo de los siglos, han surgido variedades de levaduras que han aprendido a utilizar el alcohol formado durante la fermentación para sobrevivir. Estas levaduras se instalan en la superficie libre del vino, donde, con la ayuda del oxígeno del aire, metabolizan parte del alcohol y otros compuestos presentes en el vino.

La reproducción de estos microorganismos forma un velo que cubre totalmente la superficie del vino, protegiéndolo de la oxidación. Este velo de flor interactúa de forma permanente con el vino, consumiendo determinados componentes y dando lugar a otros. Además, propicia cambios significativos en los componentes del vino, lo que afecta a sus características organolépticas.

Condiciones para el desarrollo de la flor del vino

La flor del vino necesita ciertas condiciones medioambientales para su desarrollo. La temperatura y la humedad son especialmente importantes, de ahí que el velo de flor se forme de manera más vigorosa en la primavera y el otoño, cuando coinciden las condiciones ideales de temperatura y humedad.

Además, la flor necesita una cierta aireación, ya que el oxígeno es esencial para su existencia. Por tanto, los depósitos y las botas en las que se desarrolla el vino no pueden cerrarse herméticamente, debe haber una adecuada circulación de aire en la bodega.

Por último, la existencia de la flor en el vino solo es posible dentro de un determinado rango de contenido alcohólico. Esto tiene importantes implicaciones a la hora de que el bodeguero tome decisiones sobre el tipo de vino de Jerez que desea elaborar.

El vino y su historia

El vino tiene una larga historia que se remonta a miles de años. Los primeros indicios de cultivo de la vid y elaboración de bebidas a partir de las uvas se remontan a alrededor del año 6000 a.C. en la actual Armenia. Sin embargo, no es hasta la Edad de Bronce, alrededor del año 3000 a.C., cuando se considera que se produjo el nacimiento del vino de manera intencionada.

Desde Armenia, el consumo de vino se extendió a otros lugares, como Egipto, donde rivalizaba con la cerveza. En el Antiguo Egipto, el vino era considerado símbolo de estatus social y se empleaba en ritos religiosos y festividades paganas. Los egipcios fermentaban el mosto en grandes vasijas de barro y producían vino tinto.

El vino también tuvo gran importancia en la Grecia clásica, donde se tomaba aguado y se utilizaba en ritos religiosos y festividades populares. Los griegos crearon recipientes de diferentes tamaños para el almacenamiento y servicio del vino.

En el Imperio Romano, el vino se introdujo en Italia en el año 200 a.C. Los romanos experimentaron con los injertos de vides y elaboraban más de medio centenar de vinos distintos. El vino se convirtió en una importante actividad económica y símbolo de riqueza y lujo.

En la Edad Media, la elaboración del vino quedó circunscrita a monasterios y castillos, y se utilizaban barricas de madera para su almacenamiento. En la Península Ibérica, los Reyes Católicos impulsaron el cultivo de la vid y la elaboración del vino en diferentes regiones.

En México, el vino se introdujo con la llegada de los conquistadores españoles. A pesar de los desafíos y las plagas, el vino mexicano ha logrado posicionarse a nivel internacional, gracias a la tecnificación de los procesos y el surgimiento de pequeñas viñas de alta calidad.

La flor del vino es un velo natural de levaduras que se forma en la superficie del vino de Jerez, protegiéndolo de la oxidación y produciendo cambios en sus componentes y características organolépticas. Su desarrollo depende de condiciones medioambientales específicas y del contenido alcohólico del vino. El vino tiene una larga historia que se remonta a miles de años y ha tenido un papel destacado en diferentes culturas y civilizaciones a lo largo del tiempo.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Más información