Anatomía y dehiscencia de la antera en las flores

La antera es una parte fundamental de las flores de las plantas angiospermas. Se encuentra en la punta del estambre y es responsable de la producción del polen. La palabra antera proviene del griego anteros, que significa florecido, haciendo referencia a que la presencia de las anteras indica el momento más importante de la floración.

Índice de Contenido

Anatomía de la antera

La antera típica de las angiospermas está compuesta por dos partes llamadas tecas, que están unidas por una zona conocida como conectivo. Estas tecas contienen los sacos polínicos, que son los encargados de producir el polen. Cada saco polínico se abre mediante una dehiscencia longitudinal, permitiendo la liberación del polen.

La antera está sujeta al estambre mediante un filamento. Dependiendo de la forma en que se unan, se pueden clasificar como extrorsas (si el filamento se une a la cara externa de la antera) o introrsas (si el filamento se une a la cara interna de la antera).

En un corte transversal de una antera joven, se pueden observar diferentes capas. En primer lugar, se encuentra la epidermis o exotecio, una capa delgada y continua que recubre la antera. Luego, se encuentra el endotecio, que es un tejido mecánico fibroso que rodea los sacos polínicos. A continuación, se encuentran las capas parietales, que son células parenquimáticas que desaparecen a medida que la antera se desarrolla. El tapete, también conocido como tejido nutricio, se encuentra debajo de las capas parietales y es responsable de proporcionar nutrientes a los sacos polínicos. Por último, se encuentra el tejido esporógeno o arquesporio, que forma los sacos polínicos a través de divisiones mitóticas.

Dehiscencia de la antera

La dehiscencia es el proceso mediante el cual la antera se rompe espontáneamente para liberar el polen. Este proceso está coordinado con la maduración del polen, el desarrollo floral y la apertura de la flor. La dehiscencia ocurre gracias a las células del endotecio, que presentan paredes desigualmente engrosadas. Cuando estas células se deshidratan, se acortan tangencialmente, creando tensiones que provocan la apertura de la antera.

Existen diferentes tipos de dehiscencia de la antera. La dehiscencia longitudinal se produce cuando la antera se abre de arriba hacia abajo o viceversa. La dehiscencia transversal ocurre cuando la antera se abre de manera horizontal. Por otro lado, la dehiscencia apical se refiere a la apertura de un poro en la parte superior de la antera por donde sale el polen.

La dirección en la que los filamentos realizan la dehiscencia también es importante. La dehiscencia introsa ocurre hacia el centro de la flor, lo que facilita la autopolinización. Por otro lado, la dehiscencia extrorsa ocurre hacia fuera de la flor, lo que promueve en gran medida la polinización cruzada.

La antera es una estructura fundamental en las flores de las plantas angiospermas. Es responsable de la producción del polen y su dehiscencia permite la liberación de este. La anatomía de la antera incluye diferentes capas y tejidos que desempeñan un papel importante en la formación y maduración del polen. Además, la forma y dirección de la dehiscencia de la antera influyen en el proceso de polinización de las flores.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Más información